Solteros del Ave María

http://www.solterosdelavemaria.com/success/viewStory.cfm?storyID=341

Maria de la Luz & Raul: Si es posible!

Capítulo 1: ES UNA BENDICION

ENTRAMOS A LA PAGINA POR RECOMENDACIÓN.
Era una tarde de un domingo, mi madre fue a la Iglesia y al leer la revista dominical que ahí se ofrece me dice: Mariluz, porque no te inscribes en esta pagina para que conozcas gente? Yo soy Ingeniero Industrial y me apasiona estudiar, asi termine mi carrera, dos maestrias y algunas especialidades. Siempre me he mantenido activa trabajando, viajando, y disfrutando a la familia, sin embargo mi alma se sentía triste en un rinconcito porque en el fondo yo quería casarme, compartir mi vida con alguien. Desde que tenia 20 años de edad hice una lista con las características que yo quería de mi pareja, y frecuentemente la revisaba, quitaba algunas de ellas y añadía nuevas. Asi, tenía yo una lista tan detallada, como pedir a Dios que me diera un esposo sonriente, que respetara a los ancianos, leal, que no dijera mentiras, ético, que le gustara la música, que apreciara mis conocimientos, pero sobre todo que respete mi individualidad. Y así fue pasando el tiempo. A mi esposo, una amiga le sugirió que se inscribiera en la pagina, y cuando recibió esa sugerencia, esa misma noche lo hizo. Yo leía cuidadosamente las reseñas de las personas que encontraba en la página, pero si no tenían todo contestado, y si no tenían foto, no me tomaba el tiempo de leerlos, porque pensaba que no eran personas serias. A mis 41 años de edad, tenía que ser cuidadosa y selectiva. Yo siempre he sido calculadora y objetiva, y así debía ser a la hora de escoger mi pareja. Estuve inscrita por tres años. Un buen día, simplemente vi la pagina de mi hoy esposo, de Raúl. Y al leer su perfil no pude menos que pensar: este es el hombre que yo busco, lástima que este tan lejos (En camión son 10 horas de viaje). Le mande un mensaje simple donde le decía que me gustaría conocerlo, que viera mi perfil, y si le agradaba, pues podríamos iniciar una amistad. Al dia siguiente tenía su contestación, y aquí comenzamos a escribirnos cada día. Esto fue los primeros días de noviembrede 2009. Raul comentaba con su familia: esta es la mujer que busco, lástima que este tan lejos!. Y se mantenía firme en esto.

QUIERO CONOCERTE

A mediados de diciembre Raul me manda un mensaje donde me dice: quiero conocerte, voy a ir a visitarte. Yo le conteste inmediatamente: “no vengas!”. Cual era la razón de este pensamiento mio? En mi lista yo había puesto que yo siempre quería vivir en mi ciudad, con mi familia, mis hermanos, mi mundo, mi negocio, toda mi vida estaba ahí. Yo no quería emigrar a ningún lado. Y Raul era de otra ciudad lejana……. Definitivamente no me iba a casar con el, asi que le dije, mejor no vengas, porque me agradas mucho y después va a ser mas difícil aceptar la realidad de que no podemos siquiera ser novios. Pero también, por otro lado, conforme lo iba conociendo, veía como lo que yo había puesto en mi lista, el lo tenia. Practicamente cubria el 98% de mis expectativas. Woow, esto es difícil, alguien me había dicho que si la persona cumplia tus deseos en un 70 % era ya un super candidato!. Gracias a Dios Raul, fue a mi ciudad a conocerme, ese mismo dia me pidió que fuera su novia y yo al dia siguiente le respondi que si. Ese dia decidi que si me llegaba a casar con el, dejaría mi casa, mi familia para irme con él y asi formar Nuestro Hogar. A las tres semanas regreso a visitarme, y me propuso matrimonio. Al mes fue a mi casa con su mama y un tio para pedir mi mano.

NUESTRA BODA.

Decidimos hacer todo bien, a pesar de ambos ya pasamos de los 40 años, decidimos hacer las cosas correctamente. Nos casamos por la Iglesia, hicimos nuestras pláticas matrimoniales. Tuvimos una despedida en mi tierra y otra en la de el, seguimos todos los protocolos y lo disfrutamos mucho. Ahora le recomendamos a nuestras amistades que visiten la página. Ambos no creíamos en los matrimonios cibernéticos, pero es una realidad! Somos muy felices. Gracias a esta página tan seria, tuvimos la oportunidad de conocernos. Le agradecemos enormemente a Dios el habernos permitido conocernos. Este matrimonio ha sido una verdadera bendición para los dos.