A quien Dios quiere muy santo, lo hace muy devoto de la Virgen María.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: