CÓMO FUNDAR UN SEMINARIO (Extraído del libro “Cien historias en blanco y negro”)

Fue en 1991, en el norte de Italia. Mis superiores me habían encargado fundar un seminario; lo cual no es nada fácil. Sin embargo, a pesar de tanto trabajo, fui a visitar a un joven de veintisiete años, enferme de sida. Lo llamaré “Lauro”.

Era mi primera experiencia. Una característica general de los enfermos terminales es la monotonía de las horas que pasan lentamente ante la cruda realidad: no queda más que esperar la muerte. Se confesó y comulgó después de varios años.

Las visitas a Lauro se multiplicaron. Pasé de ser el “sacerdote que visita al enfermo” a ser el “sacerdote-amigo” y, en poco tiempo, el “amigo que es también sacerdote”. Y aquí inicia el milagro.

Un día iba por la carretera para visitar a Lauro. Una idea me molestaba: “Tú llegas, te paras allí media hora, bromeas, lo confiesas y después lo dejas en su martirio. ¡No basta! …” Pero no sabía que hacer. De pronto, una voz me habló. Lo escuché tan claramente que me giré dentro del auto para ver quién me había hablado. Luego se repitió muy fuerte. La voz venía de dentro  de mí: “Detente en la próxima iglesia y pide un crucifijo”. Fue sorprendente. Me paré en la primera iglesia, -afortunadamente conocía al párroco- entré y le dije en voz baja: “Padre, necesito un crucifijo”. ¿ Un crucifijo?” Respondió extrañado. “Sí, no me pregunté para qué, porque tampoco yo lo sé”. Fuimos a la sacristía y me dio uno lleno de polvo. Le agradecí y volví al coche. Aún quedaba media hora de camino. Apagué la radio para tratar de comprender qué tenía que hacer. Al llegar iba a salir del coche sin el crucifijo, pero al verlo entendí todo. Entré en la casa. Conversé con Lauro y al final le dije:

“Lauro, te quiero dar un regalo. Depende de tu respuesta.  ¿Estás listo?  ” Pensó que era una broma. Le pregunté: “¿Quieres ser misionero?” Puso cara de extrañeza. Le enseñé el crucifijo y le dije: “Míralo bien: tú estás clavado a la cama y Él esta clavado a la cruz, por eso te entiende. Pero hay una diferencia: Él era inocente y se ofrecía por nuestra salvación, y en cambio tú… Lauro, ¡Son casi idénticos!” Él, sin quitar los ojos del crucifijo, asentía. Dios estaba penetrando su corazón. Percibiendo esto, continué: “Tú tienes un tesoro inmenso: sufrimientos, soledad y a veces también angustia. ¡No lo desperdicies! Si ofreces esta montaña de dolor a tu Amigo, ¡PUEDES SALVAR EL MUNDO! ¡Dios no puede resistir ante tu ofrenda!”

Con los ojos llenos de lágrimas levantó su mano lentamente hacia la cruz y me dijo : “Ya entiendo”. “No, aún no termino. Mira, mis superiores me han encargado abrir  un seminario en seis meses y tengo que encontrar casa, permisos, dinero y vocaciones. Además, cada día encuentro muchos casos difíciles y no sé cómo ayudar a todos; por ello te propongo ser misionero conmigo. Cada vez que encuentre un caso difícil te llamaré, tú rezarás y ofrecerás el dolor por ellos y por el seminario. De verdad, yo solo no puedo, pero contigo sí, ¿Me ayudas?”. Y asintió con la cabeza.

La lista de casos difíciles aumentaba. En las visitas a Lauro le refería sucesos, dificultades, nombres y él absorbía cada detalle para llevarlo al altar de su sufrimiento. Ahora era él quien me animaba ¡Increíble!

El día de la fundación del seminario, en el mismo momento en que celebraba la misa de inauguración pensando en Lauro, Dios se lo llevó. Fue sepultado con su crucifijo de misionero en el pecho. No pude participar en su funeral y cuando fui  a visitar a su madre, ella misma me contó algunos particulares. Los últimos meses Lauro pedía que le sostuvieran la cruz delante de sus ojos durante horas y él rezaba mientas le iban leyendo la lista de casos difíciles. Oraba profundamente y luego decía : “Otro mamá” y ella leía el nombre siguiente.

Su madre no conocía toda la historia, pero cuando mencioné el nombre de la iglesia donde conseguí el crucifijo, rompió en llanto. Después de unos momentos me preguntó: “¿ De dónde dijiste que tomaste esa cruz?” “De la parroquia de Pernate”, le respondí, Volvió a llorar. Y entonces me dijo: “Vivíamos allí cuando Lauro nació, y fue en esa misma iglesia donde fue bautizado”.

Hernán Jiménez, LC

Ciudad de México

Deja un comentario